Temas Bíblicos:


Gratitud

Procede del vocablo gratitudo que es fruto de la suma de dos partes claramente definidas: por un lado, la palabra gratus, que es sinónimo de “agradable y agradecido”, y por otro, el sufijo – tudo que es equivalente a “cualidad”.

La gratitud no puede ir de la mano con la queja. Cuando nuestra mente está llena de pensamientos negativos, surge la queja y se cierra la puerta para la gratitud.

El deseo de Dios es que seas agradecido, que lo reconozcas en todos tus caminos, la Biblia nos habla de una ocasión cuando Jesús sanó a 10 hombres leprosos y sólo uno regresó para darle las gracias. Lucas 17:11-19.

Cuando Pablo estaba en prisión escribió “Dad gracias en todo…” (1 Tesalonisences 5:18). Él entendió que la gratitud es una elección del diario vivir que cambia y alegra la vida. Si no lo haces, pierdes el gozo de una vida a nivel superior. Sencillamente, la gratitud es la actitud que marca la “altura” de vida. Desdichadamente, muchos de nosotros elegimos un tipo de vida inferior.

Para lograr tener una actitud de agradecimiento, necesitamos dejar que nuestros pensamientos sean honestos, puros, amables, y dejar por fuera el orgullo, dar gracias a Dios por todo y en todo momento sin importar las circunstancias o lo que puedas estar atravesando, buscalo a diario por lo que Él es y por lo que significa en tu vida, no por intereses sino más bien con un corazón agradecido, rendido a sus pies, reconociendolo en todo sabiendo que Dios entrego a su único hijo por amor a ti, para perdonarte, para darte vida eterna, para que estés junto a Él por la eternidad. Juan 3:16

- Empiece el día con una actitud de agradecimiento. Salmos 92:1-2

- Una señal de rechazar a Dios es olvidar agradecerle por lo que nos da. Romanos 1:21



Suscríbete: