Temas Bíblicos:


Paz

Es más que una simple quietud o la ausencia de problemas en la vida. Ella ofrece, ciertamente, un ambiente de tranquilidad y sosiego, pero también incluye salud y bienestar espiritual, junto con la certidumbre de que se está en buena relación con Dios. No hay desbordes de ansiedad y angustia, porque hemos aprendido a abandonar con confianza nuestra vida y nuestras circunstancias en las manos del Señor. Esta paz de Dios nos ayuda a reconocer que Él suplirá todo lo que nos falte, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús (Filipenses 4:9). Nos hace confiar decididamente en Dios de tal manera que descansamos en Él en medio de las tormentas de la vida.

Es imposible pensar en expresiones de amor y gozo provenientes de un corazón destrozado por la ansiedad o con una actitud de contienda y malas relaciones con Dios y con los demás seres humanos. El amor, el gozo y la paz siempre tienen que ir juntos. Cuando estos tres se encuentran en acción, entonces el Espíritu Santo los usa para desarrollar las demás facetas del fruto.

La preocupación es algo que permites, la paz es algo que procuras.

“No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo” Juan 14:27.

Una vez que haya encontrado la paz, ¿cómo puedo mantenerla? Isaías 26:3-4, ¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos!

La felicidad resulta al trabajar por alcanzar relaciones pacíficas.  Mateo 5:9

- ¿Cómo puedo encontrar la paz?. Job 22:21

- Tener todo en orden con Dios. Romanos 5:1

- Es un don de Dios. Juan 14:27

- Es el resultado de obedecer la ley de Dios. Salmos 119:165

- Es un objetivo valioso. Romanos 14:19

- Es seguridad. Salmos 122:6-7



Suscríbete: